1. Utiliza organizadores, recipientes o bandejas.

Emplea organizadores para ordenar cartas, hojas, papeles, etcétera. Además es común encontrar una gran cantidad de plumas, lápices y marcadores sobre nuestro escritorio, es por eso que debemos utilizar recipientes o bandejas para guardarlos. Otro aspecto a considerar son los cables de nuestra computadora, muchas veces utilizamos dos monitores, impresora, escáner, y los cables se encuentran mal organizados. Este tipo de detalles no solo brindan una mala impresión sino que además pueden causarnos algún accidente.

2. Ten un bote de basura cerca de tu escritorio.

En verdad llama la atención el tiempo que desperdician las personas por no contar con un bote cercano a su lugar de trabajo. El costo de un cesto o bote de basura no es muy elevado así que puedes invertir comprando uno.

3. Mantén tu escritorio libre de elementos no esenciales.

Para evitar el desorden innecesario retira libros, cuadernos, cartas, facturas, etcétera. Un espacio de trabajo ordenado sin duda te ayudará a mejorar tu productividad.

4. Utiliza agendas electrónicas o herramientas tecnológicas.

Si bien las agendas en papel todavía son muy utilizadas, debemos aprovechar sin duda alguna las nuevas herramientas tecnologías que existen actualmente ya que además podemos compartirlas con nuestros colaboradores como es el caso de Google Apps.

5. Tu escritorio es para trabajar.

Muchas veces utilizamos nuestro escritorio para comer, ver televisión, jugar con los hijos, etcétera. Si bien, todas estas actividades las puedes realizar, no es muy recomendable hacerlo ya que pueden provocarte alguno que otro accidente del cual te podrías arrepentir. Es mejor evitar desde un principio todo tipo de accidentes.